GALERÍAS DE FOTOS

CÓMO LAVAR TOALLAS

Uno de los momentos más agradables y deseados para todos después de un duro y largo día, es ducharse y envolverse después con una toalla suave.

Fuente: http://www.hogar.mapfre.es/hogar/limpieza-y-orden/3463/lavar-toallas-suaves

 

LO QUE DEBES SABER...
  • Lavar toallas: lo aconsejable es hacerlo con agua fría, vinagre blanco, limón y amoniaco perfumado.
  • No se debe: utilizar suavizante ni echar mucho detergente.
  • Secado: antes de tender al aire libre hay que sacudir una por una las toallas, aunque lo mejor es utilizar la secadora.

 

 

No siempre es fácil mantener las toallas como nuevas, pero existen algunos trucos y consejos que hoy os dejamos aquí, para que probéis en casa y consigáis conservar las toallas suaves como el primer día.

 

 

Qué no debemos hacer

Aunque nos cueste creerlo, lo mejor es no echar suavizante a las toallas, porque lo único que hace es guardar la humedad y pudrir la tela.

En la lavadora no debemos poner mucho jabón, ya que esto solo consigue apelmazar las fibras y que se vuelvan rígidas, por lo tanto es suficiente con echar muy poquitodetergente.

Tampoco es aconsejable acumular muchas toallas para lavar, ya que es preferible que el agua pase bien por cada una de ellas y que en la lavadora se puedan mover libremente.

Toallas suaves y esponjosas

Debemos poner una lavadora sola de toallas, no muy cargada, porque lo haremos sin suavizante y el resto de la ropa sí lo necesitaría.

El programa idóneo en este caso es el de agua fría y en el cajetín del detergente  pondremos un poco de jabón y vinagre blanco.

El vinagre blanco desinfectará bien las toallas y les dará esa sensación de esponjosidad que tanto nos gusta. No debemos preocuparnos por el olor, porque es difícil que se quede impregnado en la ropa. De todas formas, para no arriesgarnos, podemos poner primero las toallas en la bañera o en un barreño con vinagre blanco y agua, y luego meterlas en la lavadora solo con el jabón.

Cuando termine la lavadora podemos tender las toallas al aire libre sacudiendo primero una por una, o si tenemos secadora utilizarla para conseguir un resultado mucho más agradable.

Otra forma de lavar las toallas es echar en el cajetín de la lavadora un vasito de amoniaco perfumado con un chorro de limón exprimido. Pondremos el programa de agua fría y conseguiremos unas toallas además de suaves, con un agradable olor a limón, desinfectadas y esponjosas.

Por último, debemos recordar que siempre que compremos una toalla, tenemos que lavarla antes de usarla por primera vez.

 

Usamos cookies para analizar las conexiones y mejorar su experiencia en nuestra web. Si usted continúa navegando por nuestra web, acepta su uso. Puede consultar la información completa aquí